LA QUIMICA DEL AMOR: EL SECRETO DE LA ATRACCIÒN

Los factores químicos que influyen en nuestra percepción inconsciente del amor son muchos. Todos ellos son claves para encontrar la pareja ideal. ¿Por qué nos enamoramos de ciertas personas? ¿Por qué una persona llama nuestra atención a primera vista mientras que con otros nos lleva años enamorarnos? El amor es algo más calculado y científico de lo que parece.

 

QUIMICA DEL AMOR

 

Nuestras formas inconscientes de amar

 

Los científicos creen que el amor es parte de la evolución de la especie y la lucha por la supervivencia. El amor es una herramienta para la reproducción, e inconscientemente lo relacionamos con la perpetuación de la especie. Pero ¿De qué depende en concreto que dos personas sean compatibles? Al parecer tiene mucha más importancia la química de lo pensamos


Si dejamos de lado los factores culturales, la explicación evolutiva del amor distingue entre lo que inconscientemente buscan las mujeres y lo que buscan los hombres. Estamos solteros y queremos encontrar el amor, pero no siempre está 100% en nuestras manos.


Las mujeres, sin darse cuenta, ven en un hombre la capacidad alimentar a una familia. Hoy, esto se refleja en que el hombre tiene que tener una habilidad social y un estatus, que ayude a que su familia salga adelante. Es el que tradicionalmente sustenta la casa.
Para los hombres, la mujer es el símbolo de la fecundidad. Esta decisión se toma inconscientemente en base a características físicas. Un hombre resulta condicionado por muchas cosas, sobre todo por el aspecto de la mujer, y se deja guiar por la capacidad de esa mujer de tener sus hijos.
Pero, ¿y si los factores evolutivos no sólo influyeran en cómo elegimos una pareja? ¿Qué determina de quién nos enamoramos y de quién no?

 
El amor a primera vista, cuestión del sistema nervioso


Sobre el amor a primera vista: la probabilidad juega un papel importante. Los científicos sospechan que nos atraen personas que nos recuerdan a gente de nuestras vidas que significan mucho para nosotros. Es un sentimiento inconsciente que nos recuerda algo positivo, y que trasladamos a las nuevas personas que conocemos.


Y entonces, ¿por qué nos enamoramos de personas después de conocerlas desde hace años? Nuestro sistema nervioso es el responsable. Estas personas nos ayudan a tener un balance interior. Hacen sólo pequeñas acciones espontáneas que nos dan la sensación de constancia y estabilidad. Nos conforta estar en contacto con estas personas.

 
Cuando nos olemos sin saberlo: las feromonas


Pero ¿qué es exactamente el amor? ¿Cómo puede la ciencia explicar ciertas emociones y sentimientos? Aunque suene tan demoledor: el amor está basado en la química. De hecho, está basado en varios procesos químicos de nuestro cerebro, que se estimula al percibir a alguien atractivo. Este estímulo llega hasta nuestro sistema nervioso central. Ahí, ocurren ciertas reacciones químicas que acaban en esa sensación de que alguien nos gusta o nos disgusta, y que pueden contribuir al éxito en una relación.


Además del factor visual, también es determinante el olfato, el olor también determina quién nos atrae. El factor decisivo son las feromonas, la fragancia que llevamos impresa cada uno. Cada ser humano envía señales en forma de sustancias químicas y que permiten que sintamos estas reacciones químicas. Las feromonas activan la pituitaria y ayudan a segregar ciertas hormonas.


Las hormonas son como mensajeros de la química, producidos por el cuerpo humano. Una de ellas son las endorfinas, que nos hacen sentirnos más alegres y felices, y que son uno de los factores de sentirnos enamorados. También segregamos la serotonina, que estimula zonas del córtex cerebral relacionadas con las emociones. La serotonina es la responsable de nuestras satisfacciones y reduce sentimientos negativos como el miedo. La tercera es la dopamina, que nos da ganas de movernos. Hacer ejercicio crea endorfinas y nos hace sentirnos más felices.
El amor es una mezcla de hormonas.


El amor es un cóctel de hormonas. La producción de la atracción óptica, olfativa y táctil. Esta mezcla de hormonas nos “intoxica” y casi deja a nuestro cerebro “drogado” en el buen sentido de la palabra. Eso sí, es importante que después de la química, podamos compartir con  una pareja intereses y algo más que un conjunto de hormonas, y que sepamos trabajar en mantener una relación.

Fuente: http://www.edarling.es

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar